Cómo enseñarle a mi hijo a compartir sus cosas

Quiero enseñar a mi hijo a compartir” es una propuesta en firme en la mayoría de familias, aunque, en algunos casos, más que un deseo se trata de una necesidad. Las disputas por juguetes suelen ser causa habitual de los conflictos entre hermanos. Algo que puede resolverse de una forma muy sencilla.

Cómo enseñar a mi hijo a compartir en 3 pasos

Plantearse “cómo enseñar a mi hijo a compartir” no es sumergirse en un arduo proceso que llevará meses. Mucho más fácil. Con los siguientes tres pasos, verás que los problemas se reducen y que el niño desarrolla poco a poco esa habilidad tan importante:

  1. Actúa como mediador: en los conflictos entre personas, a veces, resulta beneficioso contar con la perspectiva de un tercero. En tu caso, que quieres enseñar a tu hijo a compartir, tu posición puede ser la de facilitador. Cuando uno de los hermanos intenta coger lo que tiene el otro, tú le pones palabras al asunto. “¿Quieres esa muñeca que tiene Isabel?” y le preguntas a Isabel “¿Crees que Ana podría usarla cuando termines tú de jugar con ella?”. De esta forma les enseñas las pautas que les ayudarán a gestionarlo solas más adelante.
  2. Evita la negativa en redondo: la testarudez puede hacer que salte la chispa, al percibirse como injusta. Si uno de tus hijos no cede, háblalo con él abiertamente y pregúntale si tiene miedo de que el otro no le devuelva el juguete o si lo que le preocupa es que se rompa. Échale una mano a la hora de explicar sus preocupaciones y condiciones y facilita a su hermano la tarea de comprenderlos. Hazle ver que ese miedo o es lo que hace que su cara se vea triste y que él tiene la solución para que esté feliz de nuevo.
  3. Juega con ellos para enseñarles a compartir: inventa un juego en el que se tenga que compartir un juguete, una pieza o una ficha con los demás, quienes a su vez compartirán con todos los demás jugadores. En el juego es tan importante el dar algo, como el recibirlo de vuelta. No te olvides de aprovechar para que recuerden usar las fórmulas “Gracias y “de nada”.

La generosidad, la empatía y la educación son muy necesarias para tu hijo, lo son hoy y lo serán en el futuro pero, si necesitas un respiro en este proceso, no dejes de lado tu meta de “cómo enseñar a mi hijo a compartir”, pero alterna el procedimiento en 3 pasos descrito con otros días donde planifiques actividades para dos (globos de agua, palas para excavar en la arena o incluso dejarles peinarte y maquillarte), todo vale si están entretenidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *