Jardinería, la actividad que necesitas para tu niño

Para los papás que lidian por inventar formas de incitar a sus hijos a tener una dieta sana y equilibrada, la jardinería puede ser una manera de ayudarles a concienciarse. Si bien es cierto que llevar esto acabo requiere un poco de tiempo, no te des por vencido. Verás que el esfuerzo vale la pena.

La jardinería no requiere tener un gran patio o una gran terraza en tu casa. Lo único indispensable son las ganas de pasar tiempo con tu niño y estar listo para aprender algo nuevo. Lo más fácil es optar por pequeños jardines verticales que puedes hacer con tus propias manos con la ayuda de un palé, u optar por comprar soportes para plantas para colgar en tu balcón.

Cultiva algunas hierbas como albahaca, tomillo o también tienes otras opciones como tomates cherry, calabacín o rábanos que son fáciles de cultivar y no requieren mucho trabajo. Cuando las plantas hayan crecido, verás recompensada la inversión de tu tiempo. No solo en los frutos, sino en cómo ello habrá incidido en la forma de pensar de tus hijos.

¿Sabías que la jardinería tiene un efecto positivo en el cerebro de tu niño?

Está científicamente demostrado que los niños que participan en proyectos de jardinería obtienen mejores notas que los niños que no tienen esta actividad. Podríamos decir que hacer este proyecto junto a tu peque provoca el despertar de ese pequeño filósofo que lleva dentro.

Por ejemplo, puede formularse las siguientes preguntas: ¿por qué las plantas necesitan sol? ¿cómo bebe agua la planta? o ¿Por qué los gusanos son buenos para las plantas? De esta forma el niño se interesará más por el ecosistema y su ciclo vital.

conecta con tu hijo

Además de despertar la curiosidad de tu niño en la naturaleza y en los alimentos sanos puedes introducirle un poco de matemáticas, por ejemplo, en la creación de tu soporte en caso de que lo hagas con palés, distribuyendo la cantidad idónea de plantas. Otra forma, es midiendo cuánto crecen las plantas de una semana a otra o si has optado por plantar flores, contar las flores de cada planta.

Siempre puedes completar esta actividad que habéis empezado juntos con algún libro de jardinería o un diario en el que tu peque tenga sus anotaciones sobre las plantas.

Todos queremos a nuestros hijos y sabemos que en ocasiones se hace difícil intentar que coma hortalizas y vegetales, pero hay que seguir probando e intentado entrenar sus papilas gustativas para así mejorar su alimentación.

Conecta con tu hijo

La era electrónica está cada vez más presente en nuestras vidas y la de tu pequeño, los niños necesitan tener un vínculo familiar en el que sentirse escuchado es muy importante. Este tiempo que pases cuidando de tu jardín puedes aprovecharlo para dialogar sobre los compañeros de tu hijo o las actividades que ha realizado en el cole o en su tiempo libre.

conecta con tu hijo

Llevar a cabo esta actividad te ayudará a conectar con tu hijo y darle a conocer el sentido de la responsabilidad. Los conceptos aprendidos como el compostaje o el uso de agua de lluvia acumulada le enseñarán al niño a sentir respeto y responsabilidad por cuidar el planeta.

¡Anímate a tener tu propio jardín y a conectar con tu peque!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *